Descripción

Esta hermosa finca de piedra natural fue construida en 2009 en la ladera de la montaña Olta en Benissa.
La construcción se llevó a cabo con el máximo cuidado y atención en los detalles más pequeños empleando solo los mejores materiales y amigables con el medio ambiente.
Construido en una parcela de más de 10.220 m² rodeada de terreno rural, ofrece un paraíso tranquilo y privado.

Vivir en la Costa Blanca significa vivir fuera. Con este concepto,  se crearon en el exterior grandes espacios cómodos como las numerosas terrazas hechas de baldosas de terracota hechas a mano, la magnífica piscina de agua salada con características acuáticas y cubierta de piscina solar automática que permite la natación durante todo el año. Una cocina exterior completamente equipada con barbacoa, bar y una exuberante rincon “Chill Out” son solo algunas de las delicias para hacer el exterior más placentero.

Los jardines bien mantenidos con sistemas de riego automáticos son una mezcla de plantas autóctonas mediterráneas que van desde limón, naranja, granadina y palmeras hasta jazmín, romero y tomillo, es una delicia para sus sentidos.

A través de una puerta de finca antigua, perfectamente restaurada, se accede a un espacio abierto dividido por arcos. La cocina moderna totalmente equipada con marcas de la más alta calidad, un salón bañado con luz y hermosas vistas al exterior, una pequeña biblioteca, el dormitorio principal con su baño. Dos habitaciones dobles adicionales con sus baños tienen cada una una entrada completa separada.
Toda la carpintería está hecha de madera tropical a partir de recursos sostenibles, con doble vidrio de seguridad con aislamiento térmico y acústico según los estándares suizos.

La sensación real de la calefacción central proviene del avanzado sistema Altherma de Daikin y se distribuye por toda la sala mediante una calefacción por suelo radiante de alta calidad, junto con la calidez única de las baldosas de terracota hechas a mano.

Su ubicación en la ladera garantiza vistas maravillosas en cualquier lugar. En la parte frontal, un espectacular panorama hacia el mar y el Peñón de Ifach es un festín para sus ojos, mientras que en la parte posterior puede disfrutar de los rayos del sol mirando hacia la montaña protectora de Olta. Siempre tranquilo, lejos del bullicio y ajetreo de la ciudad, pero a solo 10 minutos en coche de todos los servicios, esta finca ofrece un estilo de vida único que la convierte en una pequeña joya en la Costa Blanca.


Finca Anna from yamdesign on Vimeo.