Descripción

Casa acogedora con mucho encanto al lado del casco antiguo de Altea

Casa adosada de 136m² orientada al sur, en uno de los extremos del casco antiguo de Altea. Se encuentra en una calle sin salida, muy tranquila y perfectamente accesible en coche. Siempre dispone de aparcamiento en la misma puerta. Cerca a pie de todos los servicios.

A través de la verja de entrada se accede a la propiedad por una pequeña terraza que da paso a dos puertas: a la derecha una suite totalmente independiente que cuenta con un dormitorio doble, un pequeño hall de entrada, en el que hay un aseo y una amplia ducha con puerta de cristal.

La vivienda principal está distribuida en dos plantas. A pie de calle, el nivel superior es un solo lugar espacioso y bien iluminado gracias a la cristalera que hace las veces de fachada; repartido entre la cocina abierta, el comedor y el salón desde donde se vislumbra el mar, la Serra Gelada y el jardín de la propia casa.

El piso inferior dispone de 3 habitaciones y un baño. Una habitación doble con salida a un patio en el que se encuentra un pequeño taller o almacén, una habitación con ventana al jardín y la habitación principal con salida a la terraza que da al mismo jardín. El baño con suelo de pizarra y techo de madera, está diseñado con encanto. Debajo de la terraza el frondoso jardín está presidido por un bonito naranjo.

Un rincón único hecho a mano por los propietarios con cariño, cerca del corazón del emblemático casco antiguo, de las playas y de todos los servicios.

Emplazamiento ideal tanto para crear un hogar como para adquirirla para una segura inversión turística.